¿Los créditos preconcedidos: qué es esto?

Desde hace ya algunos años, en mundo financiero ha notado como cada vez más bancos y entidades crediticias han sorprendido a muchos de sus clientes al ofrecerles créditos preconcedidos.

Sin embargo, aún hoy muchas personas tienden a confundir estos créditos con algunos otros instrumentos de préstamo.

¿Cómo son los créditos preconcedidos?

Lógicamente, este tipo de créditos son similares a cualquier otro, sin embargo guardan algunas características propias muy interesantes.

Por lo general estos créditos poseen intereses fijos, que son considerablemente más bajos que los de los créditos de consumo regulares.

Además, poseen lapsos de reposición mucho más amplios o al menos flexibles que cualquier otro tipo de crédito.

Otro aspecto que diferencia a este tipo de créditos de cualquier otro es la facilidad con que se obtiene el dinero luego de pre aprobado el instrumento.

¿Cómo se obtienen este tipo de créditos?

A decir verdad, el cliente no tiene que hacer prácticamente nada para ser beneficiado con este tipo de instrumentos de crédito, de hecho, por lo general suelen llegar sin ser esperados.

Esto es debido a que es el banco quien decida otorgarlo sin que el cliente lo haya solicitado, esto por medio de la medición de algunas variables que le indican al banco quien es buen candidato y quién no.

Por lo general, los bancos estudian el historial de sus clientes, el uso de otros servicios y el record crediticio a la hora de pre aprobar estos instrumentos.

¿Quiénes obtienen este tipo de créditos?

Puede que esto sea lo más sorprendente de todo, y es que los bancos son más flexibles en estos casos, otorgando este tipo de créditos a personas que normalmente no serían tomados en cuenta para otros instrumentos.

De hecho, en ocasiones estos créditos vienen acompañados de otros instrumentos como tarjetas de créditos que los hacen más atractivos.

¿Qué beneficios tienen este tipo de préstamos?

Además de ser mucho más flexibles, estos créditos poseen una serie de beneficios secundarios que resultan interesantes.

Por ejemplo, la posibilidad de aprovechar este crédito en el momento en que se desee sin tener que realizar ningún procedimiento extra proporciona un grado de libertad mucho más amplio que en otros casos.

Así mismo, el aprovechar estos créditos genera un aumento sustancial en el record crediticio, pues el banco toma más en cuenta este instrumento que cualquier otro solicitado por los clientes.

También tiene riesgos

Eso sí, como toda obligación crediticia, este tipo de préstamos genera un serie de obligaciones que incluso pueden superar a la de otros instrumentos.

Por ejemplo, al requerir un mayor grado de vinculación con el banco, estos créditos pueden terminar afectando otras cuentas vinculadas, como las tarjetas de crédito o las cuentas de nómina.

Entonces, ¿Aceptar o no estos créditos?

Más allá de los riesgos que posee, los beneficios que generará hacen que sea imposible no aprovechar este tipo de créditos, eso sí, con el cuidado natural que debes tener al momento de aceptar una nueva obligación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *