¿Qué cambios se pueden esperar en el sector económico de España?

Siempre es una preocupación válida el pensar en la evolución del contexto económico de nuestro país. Después de épocas turbulentas y de finalmente estar alcanzando ciertos estándares de progreso y estabilidad, todas las alarmas saltan ante el menor indicio de desequilibrio que se nos presente.

La reducción de las tasas de desempleo durante los últimos años, le ha devuelto la esperanza a una gran cantidad de personas. Paralelamente, hemos podido observar un incremento de la productividad a nivel nacional y muchos se ilusionan con retomar los tiempos de bonanza que existieron antes de la crisis.

¿Qué cambios se pueden esperar?

Ante la salida de Mariano Rajoy del cargo ejecutivo y la consiguiente investidura por parte de Pedro Sánchez, muchas han comenzado a cuestionar la estabilidad económica de España a partir de ahora. Por supuesto, existen varios medios en los que estos temas se han tratado en profundidad y por eso queremos compartir las conclusiones alcanzadas por http://www.eleconomista.es/ durante estas últimas semanas.

Gran parte de los análisis indican que la estructura económica de España no variará en gran medida y que los índices de productividad se mantendrán intactos. Para los expertos, resulta evidente que se generará alguna clase de impacto, pero que las consecuencias de este serán mínimos al momento de hacer balances.

Las palabras de Pedro Sánchez al respecto han sido bastante claras y ha especificado que traerá grandes vuelcos a las políticas implementadas durante el gobierno del Partido Popular. Con esto, quedan ratificadas las tendencias al alza que han percibido las distintas instituciones económicas en relación con la situación española.

Las últimas cifras con las que podemos contar, dan cuenta de un crecimiento interanual del 3% en términos del Producto Interno Bruto nacional. Tanto el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y el Banco Mundial son los entes internacionales que aseveran el escaso impacto de la incertidumbre política surgida a raíz de este repentino cambio.

Por lo demás, pareciera que los nuevos contextos tecnológicos y la dirección que toma naturalmente el mercado mundial, la reactivación de nuestra economía se asoma con gran solidez. Las facilidades a la hora de emprender, la generación de empleo y el creciente atrevimiento de la población, son indicadores claros de un nuevo y prometedor escenario.

Todas estas cuestiones se pueden comprobar de manera sencilla. Solo basta tomar los números crecientes en términos de IVA e IRPF que en España comienzan a aparecer y que terminan siendo un reflejo bastante claro del dinamismo que se ha generado en lo que a consumo y empleos respecta.

Finalmente, todo parece indicar que el gobierno del PSOE será un período de transición y que solo al consolidarse un nuevo proceso democrático podremos establecer análisis más minuciosos en relación al futuro. Sin lugar a dudas, una noticia bastante alentadora para aquellos quienes todavía son temerosos con los distintos agentes políticos.

Como conclusión, podríamos decir que continuaremos en nuestra senda de crecimiento y de reestructuración económica. Con miras al futuro, quizás vaya siendo tiempo de recuperar la bonanza de años pasados y encaminar a nuestro país hacia una nueva época de prosperidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *