¿Qué son y cómo solicitar Minicréditos?

Los créditos rápidos o minicréditos son uno de los instrumentos financieros más populares hoy en día, esto gracias a su versatilidad y lo fácil que puede ser hacerse con uno.

Sin embargo, pocos saben cómo es que los minicréditos han revolucionado desde adentro el negocio de los préstamos personales.

¿Qué es un Minicréditos?

Tal como su nombre lo indica, los minicréditos son préstamos personales de baja cuantía, otorgados sin mucho trámite y que poseen plazos de pago muy bajos e intereses considerablemente más altos que otros préstamos.

Estos tipo de créditos no son otorgados por grandes bancos, de hecho, la mayoría de las empresas que proporcionan este servicio son pequeñas financieras que cuentan con un capital importante, pero que no llegan a configurarse en un  banco.

¿Cuáles son las diferencias entre los minicréditos y un crédito tradicional?

Aunque ambos resultan instrumentos crediticios, existen características propias de cada uno que los hacen diametralmente diferentes.

Por lo general, los créditos tradicionales poseen largos plazos para su pago, mientras que los minicréditos tan solo poseen plazos de días.

Otro aspecto en el que difieren es en la cuantía, pues la mayoría de los minicréditos poseen una cuantía máxima de 1000 euros, una cifra muy por debajo de la cuantía mínima de un crédito personal bancario.

Los requisitos también varían, y es que mientras que al solicitar un minicréditos solo te exigirán un par de requisitos bastante básicos, cuando solicitas un crédito bancario se te pedirán una gran cantidad de requisitos, muchos de los cuales son difíciles de cumplir.

¿Qué buscan las entidades Financieras al otorgar estos Créditos?

Además de arriesgar poco dinero con cada cliente, estas empresas buscan solventar las necesidades económicas de clientes circunstanciales otorgando minicréditos rápidos.

De igual forma, las financieras obtienen beneficios rápidamente y gracias a los altos intereses que cobran sus ganancias son incluso tan altas como las de los bancos tradicionales.

¿Cuáles son los requisitos para obtener estos Minicréditos?

Si bien los requisitos suelen variar entre empresas financieras, la verdad es que además de ser muy sencillos, los requisitos siempre suelen ser parecidos.

En la mayoría de los casos, cualquier financiera solo te solicitara tu DNI, un recibo de servicio donde figure tu dirección exacta, un número telefónico, un correo electrónico y un número de cuenta bancaria.

Algunas financieras piden como requisito extra el DNI de tu pareja legal o algún otro requisito que por lo general no suele difícil de obtener.

¿Quiénes pueden pedir estos Minicréditos?

Aprovechar estos minicréditos al instante no es tan difícil, y es que además de cumplir con los requisitos antes mencionados, estos préstamos están abiertos a prácticamente todos.

En el caso de España, quien desee solicitar un microcrédito debe ser ciudadano español, mayor de 18 años y residir de forma constante en cualquier parte de la nación.

Contrario a lo que sucede con otro tipo de préstamos, solicitar minicréditos estando en alguna lista como la ASNEF es posible, ya que al ser de cuantías bajas, la mayoría de las empresas financieras no toman en cuenta este tipo de listas.

¿Cuándo se aconseja solicitar minicréditos?

Si bien es cierto que la cantidad máxima que se otorgan en estos créditos es muy baja, la verdad es que estos minicréditos fueron ideados para solventar casos de emergencia.

Por ello, lo ideal es que solo se soliciten cuando no exista otra opción, pues aunque no generan una deuda muy grande, si genera obligaciones que al final pueden afectar tu record crediticio.

¿Cómo aprovechar al máximo este tipo de créditos?

Aunque esto puede parecer sencillo, la verdad es que si existen algunos sencillos consejos que te permitirán aprovechar de forma adecuada tus minicréditos rápidos.

Comienza solicitando minicréditos rápidos de baja cuantía, esto te permitirá crear confianza, algo vital para lograr obtener créditos de mayor valor sin mucho problema.

Intenta no pedir más de lo que necesitas y ten en cuenta siempre los lapsos de pago, de esta forma evitarás la mora y mantendrás tu record crediticio con la empresa.

Evita retrasarte, de hecho, si esta entre tu posibilidad paga tu préstamo con algunos días de antelación, de esta forma limitas el cobro de intereses evitando pagar de más.

Por último, recuerda que pedir un crédito es algo serio, por ello es recomendable que solo lo hagas cuando realmente lo necesites, de esta forma evitaras arriesgar tu situación económica sin sentido.